Piedra del Sol

Piedra del Sol

Piedra del Sol
Se le conoce como la piedra de la sensualidad. La piedra del sol esta indicada para el tratamiento de los trastornos del aparato reproductor, los vómitos y el mareo. Esta piedra se recomienda las personas que viajan. Es eficaz en el tratamiento de enfermedades tropicales y exóticas.
 
Es una piedra alegre que inspira luz, da alegría de vivir y buen humor y potencia la intuición. Limpia todos los chakras y aporta luz y energía, permitiendo que el verdadero yo brille feliz. Está vinculada con los dioses buenos y la buena fortuna. Es una piedra alquímica que aporta una poderosa conexión con la luz y el poder regenerador del sol durante la meditación y la vida cotidiana.
 
Es extremadamente útil para retirar los "enganches" de otras personas, tanto si están localizados en los chakras como en el aura. Estos enganches pueden estar a nivel mental o emocional y pueden venir de padres, hijos o amantes posesivos. Su efecto es agotar tu energía, ésta piedra devuelve amorosamente el contacto a la otra persona y es extremadamente benéfica para cortar vínculos. Guardala contigo en todo momento si te cuesta decir no y haces sacrificios continuamente por los demás.
 
Actúa como antidepresivo y disipa los humores sombríos. Invierte el sentimiento de fracaso y fomenta la autoestima y la confianza en uno mismo. Potencia el optimismo y el entusiasmo, permite adoptar un punto de vista positivo ante la vida. Regula el sistema nervioso y armoniza todos los órganos, trata los dolores de garganta crónicos y alivia la úlcera de estómago. Es particularmente benéfica cuando se usa al sol, es bueno dejarla bajo los rayos de éste para cargarla.

Mostrar por página
Ordenar por
[35g - 40g]
12,50 / unidad(es) *
Peso de entrega: 40 g

En existencias
se puede enviar en 1 días

[20g - 30g]

10,50 / unidad(es) *
Peso de entrega: 30 g

En existencias
se puede enviar en 1 días

[10g - 19g]

8,50 / unidad(es) *
Peso de entrega: 20 g

En existencias
se puede enviar en 1 días

* Los precios no incluyen el IVA ni la entrega